Innovación corporativa: la necesaria unión entre disciplina y caos

Por: David Cornejo - Mié, 23/11/2011

innovación corporativa, entrevista a jay rao, nov 23.jpg

En el mundo corporativo, es necesario hacer de la innovación un hábito. Esto, para contar con nuevas ideas constantemente ya que no hay tiempo para esperar a las musas.  Jay Rao, académico de Babson College (EE.UU.), señala que efectivamente la capacidad de innovación es algo que se puede ejercitar, equilibrando la disciplina y el caos que necesita la creatividad.
 
El académico indio ha centrado su trabajo en las áreas de innovación en empresas y sector corporativo. En su visita a Chile como conferencista del evento Yes! Young Executives Summit, organizado por Seminarium, comenta con Educamericas cómo transformar a la innovación en una forma de ser.
 
En cuanto a innovación e imitación, ¿cómo podemos innovar y al mismo tiempo evitar que nos roben ideas?
Todos los grandes innovadores copian, incluso los mejores. Copian, pero no roban, es diferente. Rompen las reglas, pero no rompen las leyes. Esas dos palabras son muy importantes, copiar pero no robar.
 
¿Es posible transformar la innovación en un trabajo sistemático?
La innovación funciona muy bien cuando hay restricciones, cuando hay límites.  No me gusta mucho la expresión "pensar fuera de la caja" porque si piensas mucho fuera de la caja tienes caos. Tampoco la caja puede ser muy chica y apretada  porque podría matar tu entusiasmo y creatividad. No sabemos el tamaño ideal de esa caja, cuan apretada o cuan amplia, la cuestión es el balance entre disciplina y caos.
 
¿Hay algún tipo de ejercicio que se pueda hacer en la vida cotidiana para acrecentar nuestras capacidades de innovar?
Un ejercicio que aconsejo a los managers es mirar fuera, ver lo que otros están haciendo. Es útil decir "si estoy en Retail voy a ver que esta haciendo la gente en esa área, un día al mes, o medio día al mes". Porque no puedes mágicamente levantarte todos los días y decir "voy a ser creativo, voy a ser innovador", así que empiezas por lo pequeño, metas modestas.
 
Si soy un ejecutivo, medio día al mes voy a salir a aprender que hay fuera de mi industria. Después, no lo haré solo, voy a tomar media docena de mis ejecutivos conmigo para hacer lo mismo. El primer año lo vamos a hacer medio día al mes, pero el segundo año lo haremos un día entero al mes. Es como ir al gimnasio, como una dieta.
 
Al final de 3 años vamos a hacerlo un día la semana en vez de un día por año. Se requiere determinación y disciplina para alcanzar eso. Y es aburrido, no es sexy, porque la innovación es aburrida y si tratas de hacerla ostentosa fallarás. Es esa la paradoja de la innovación, la gente piensa que es glamorosa y trata de alcanzarla rápido pero así no funciona. Empieza por lo pequeño, ten metas alcanzables.
 
En relación a esta paradoja, ¿cómo podemos convencer a las compañías de ejercitar la innovación por este camino largo?
Es por eso que pocas compañías son exitosas. Como ejecutivos o líderes tenemos un desorden de déficit atencional, queremos absorber todo. No se trata de cuantos libros leamos sino de de cuan bien entiendes un libro, cuan bien actúas lo que aprendiste de ese libro.
 
Por eso, toma 3 buenos libros y trata de llevar ese conocimiento a la acción y ser disciplinado en cuanto a esa acción. Las grandes estrategias y formas de liderazgo se mantienen por cientos de años.  Toma algo que realmente te guste y ejercítalo en una forma disciplinada. Lamento que el método no sea más sexy que eso.
 
Hablando de disciplina personal, ¿Cómo llegaste a ser innovador?, ¿cuál fue tu camino?
He sido apasionado por la gente que rompe las reglas. Yo he roto un montón de reglas viniendo de India y casándome con una no india. Partiendo por ahí, para la familia soy la oveja negra, el malvado, pero no pensé si estaba rompiendo las reglas o no. Miras alrededor y ves las oportunidades venir: mientras más abierto seas, más oportunidades verás.
 
Alguien dijo "cada vez que conoces a alguien puedes aprender de esta persona", entonces si estás abierto crearás las oportunidades. A mí me tomó 10 años lograr que alguien me escuchara. Y una de la cosas que más  me apasiona es crear claridad desde el revoltijo: hay un monto de basura, de ruido. Muchos libros, muchos gurús de negocios, muchos académicos hablando todo tipo basura. El desafío es como separar lo bueno de la basura, porque mucha gente absorbe información pero no hace nada con ella.
 
Esa es la gran oportunidad para gente como yo, ja, ja, porque la estupidez humana significa grandes oportunidades. Einstein dijo "solo existen dos cosas infinitas, el universo y la estupidez humana" y él no estaba seguro sobre el universo. Somos infinitamente estúpidos y al mismo tiempo infinitamente creativos, que se junten ambas cosas es increíble.
 
Por último, ¿nos puedes recomendar 2 o 3 libros o influencias tuyas donde profundizar dentro del mar de información actual?
Hubo 2 o 3 personas que impactaron mi manera de pensar: uno es Peter Drucker, un clásico, incluso aunque un libro lo haya escrito hace 30 años es actual. Otra influencia es Clayton Christensen, de Harvard. Gran pensador, su claridad de pensamiento te permite navegar entre toda la basura de los libros. El último es jim Collins, que trabaja rigurosamente y  toma elementos claves para articularlos en forma que todos entendamos, la articulación del pensamiento es algo que hizo muy bien. No leo cien libros, cuando tengo grande preguntas voy a esos autores y veo que dicen al respecto.
 

No comments