¿Cómo cumplir las metas laborales?

Por: Sue Carrie - Vie, 01/06/2012

¿Cómo cumplir las metas laborales?

Ya sea por trabajo o negocios, hoy es prácticamente una obligación ser cada vez más productivos, ya que para poder sobrellevar el actual mundo competitivo es necesario conseguir más cosas en el menor tiempo posible. Por ello, hay quienes sostienen que una de las primeras reglas para ser más fructíferos es trabajar en el mayor tiempo posible. Sin embargo, el trabajo duro no siempre garantiza productividad.
 
En Estados Unidos, Europa y Japón, por ejemplo, las horas de trabajo son menores a las de América Latina, pero la eficacia suele ser más alta, aunque el stress emocional y físico ha provocado en el país nipón una alta tasa de suicidios, fenómeno definido por los expertos como Karoshi que se entiende como la "muerte por excesiva carga de trabajo".
 
Pero ¿qué significa ser productivos? Según la encargada de Desarrollo de Carrera de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad Diego Portales (UDP), Chile, Lorena Pérez, si se relaciona productividad con motivación, las nuevas teorías postulan que los equipos altamente eficientes y automotivados son aquellos que tienen autonomía (en la tarea, en los tiempos y en la habilidad), maestría y propósito.
 
"Es decir, manejan la técnica, están bien capacitados, son autónomos sobre sus horarios, además tienen un propósito que va más allá de lo individual que es trabajar por un bien común.  Por eso aquellas empresas con una estructura basada en el control tendrán empleados posiblemente menos motivados. Es acá la importancia de la motivación, porque una persona automotivada es más productiva", destacó Pérez.
 
La encargada de la facultad agregó que otro factor es la jornada laboral, ya que en el caso de Brasil se comienza a trabajar más temprano y se termina, generalmente, a las 16:00 horas para potenciar de mejor forma la productividad de la mañana, y dejar libre la tarde para equilibrar vida personal y trabajo. 
 
Para el director del instituto y consultora IGCH Ltda.Daniel Rosemblatt, esto se da una manera completamente distinta."En los países latinos pensamos que la empresa es enemiga del empleado, concepto que ha ido cambiando. Pero aún falta. Además, es necesario mayor compromiso con nuestras propias metas, ya que vemos a nuestro trabajo como solamente trabajo y no un proyecto en nuestras vidas", afirmó. 
 
Y es que hoy los esquemas de vida y profesionales  están compuestos por una serie de objetivos, ya que se busca el deseo de tener éxito, ser feliz. Hay algunos afortunados en conseguir sus metas casi de inmediato, pero hay quienes les pueden tomar varios años.
 
A modo general, para conseguir el "camino de la fortuna", el coordinador del área de Psicología del Trabajo de la Facultad de la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam), Ricardo Lozada Vázquez, dijo que es trascendental que el trabajador debe tener los objetivos y sus funciones dentro de la empresa y de su puesto lo más claro posible, ya que en ocasiones se suelen realizar actividades sin entender el propósito.
 
"También es necesario considerar una  planeación acorde a la realidad de su trabajo con metas a corto, mediano y largo plazo. Además de identificarse con su labor dentro de la empresa. Con respecto a la organización es igual con el plus de facilitar el trabajo a través de la cultura y el clima organizacional con todos sus factores", afirmó Lozada Vásquez.
 
Por su parte, la coordinadora general de la Escuela de Emprendedores Creativos de la Universidad de Palermo, Argentina, María Elena Onofre, sugirió que los profesionales indaguen sobre su verdadera vocación y misión. "Una vez que sabemos qué o quiénes queremos ser, trazar el camino para alcanzar la meta es lo menos complicado. Luego, poner foco en la tarea y reservar tiempo para estimular la creatividad y el goce por aquello que nos despierta curiosidad. Así nos mantendremos siempre actualizados recargando de significado nuestro perfil  profesional", dijo.
 
Para alcanzar la meta
Los expertos afirman que la productividad se observa más en acciones que en palabras. Pero, ¿cómo es posible lograr tales objetivos? Para la coordinadora de la UDP, es necesario seguir los siguientes pasos:
 

  • Es necesario realizar un trabajo de autoconocimiento y analizar qué tipo de profesional soy: flexible, estructurado, trabajo mejor bajo presión o en ambientes más relajados, cómo reacciono frente al estrés, etc. La productividad no se relaciona necesariamente con producir mayor cantidad, sino que producir de manera más creativa, incluso optimizando los procesos. En este sentido hace falta profundizar en temas como la innovación y fomentar la creatividad.

 

  • Un profesional muy flexible, adaptable al cambio, sociable, creativo, necesitará necesariamente un ambiente laboral flexible. Si se ubica a ese profesional en una labor repetitiva, con poca interacción y mucho control, inevitablemente bajará el rendimiento, se desmotivará y posiblemente renunciará. Por otra parte, se ubica a un profesional más estructurado, apegado a las normas, más introvertido quizás, en una labor que demande mucho lobby o sea incierta (por ejemplo renta por comisiones), se estresará y desmotivará y posiblemente se enferme y también renuncie.

 

  • A su vez, la productividad iría mucho más allá de las funciones actuales, y tendría que ver con la satisfacción que se tiene en el trabajo, en la carrera, o si se elije algo que entregue solo satisfacciones monetarias. En este sentido, el trabajo debe comenzar antes, al decidir qué estudiar, en qué trabajar y qué estilo de vida se desea tener. Acá está la importancia de trazar un plan de carrera adecuado. "Claramente, la persona que es infeliz en su actividad, no producirá al 100%".

 

  • Las técnicas dependerán también del desplante de cada quien, ya que hay personalidades que funcionan bien con cartas gantt, excel, orden, pero a otros no les sirven esas estrategias y las consideran pérdidas de tiempo. Hay estrategias bastante simples, como realizar listas diarias de cosas por hacer, trabajar con más intensidad durante la mañana, ya que el ritmo y la energía bajan considerablemente a lo largo del día. También está el tema de aprender a poner límites. Culturalmente, en América Latina está la tendencia a decir que sí, por lo tanto, se esperará que se cumpla con la petición. La dificultad para decir que no y las dificultades para poner límites a los demás incluyen en el colapso de funciones y, por ende, en la poca productividad.

 
Al parecer, la palabra planeación es la clave para cumplir con un programa de trabajo y sentir que se están logrando las metas propias y las prometidas. Finalmente, la retribución de sistematizar las tareas compensará anímicamente al trabajador en su entorno laboral y personal. 

No comments