Discapacidad e inserción laboral

Por: Sue Carrie - Lun, 02/04/2012

Discapacidad e insericón laboral

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 15% de la población en el mundo presenta algún tipo de discapacidad física, psíquica, sensorial u orgánica, congénita o adquirida en cualquiera de sus grados.
 
Sin embargo, una de las necesidades más sentidas de las personas que tienen discapacidad es el acceso a un trabajo remunerado, ya que son pocas las empresas que están dispuestas a contratar a una persona con discapacidad y, si esa contratación ocurre, las probabilidades de mantener el puesto de trabajo son bajas al no contar con los reglamentos e instalaciones adecuadas para ellos.
 
"La integración laboral de las personas con discapacidad es un proceso que debe incluir de igual forma las condiciones de tareas, sueldos y horarios que cumple cualquier otro trabajador sin discapacidad. En este sentido lo verdaderamente ideal sería que las personas con discapacidad pudieran encontrarse con unas tasas de desempleo similares a las del resto de la población, de manera que no fuera necesaria ninguna medida de discriminación positiva por el hecho de que un persona tuviera una determinada limitación", afirmó el académico de la Universidad de Salamanca (España), Borja Jordán de Urríes.
 
El investigador, que participa también en el Instituto Universitario de Integración en la Comunidad del campus universitario, enfatizó en su artículo "Inserción laboral de personas con discapacidad" que sólo así existirían incentivos para realizar más contratos indefinidos, para generar más puestos de trabajo y crear empleo estable, "pero no necesitaríamos subvenciones para fomentar las contrataciones de las personas con discapacidad".
 
En América Latina y El Caribe, un 3,5 por ciento de la población presenta algún tipo de discapacidad mental, lo que proyectado a la población actual de la región da una cifra total de 604 mil personas con discapacidad mental, según lo afirma en su página web la Organización Internacional del Trabajo (OIT).
 
Y es que ante el análisis de las experiencias observadas en la región, los expertos sostienen que los grandes obstáculos para la inclusión social y laboral siguen siendo el estigma y la discriminación, los escasos incentivos en las empresas para la contratación de personas con discapacidad y el bajo nivel de recursos asignado por el Estado a los programas de inclusión laboLosral.
 
En una entrevista a Educamericas, el profesor de la Maestría de Derechos Humanos de la Universidad Nacional de la Plata (Argentina), Alejandro Morlachetti, dijo que si bien en Latinoamérica solo una minoría logra una inclusión laboral plena, en el sistema de salud público se están desarrollando experiencias valiosas de inclusión. "Esto, debido a que los equipos de salud mental especializados en la región han implementado programas de apoyo para búsqueda y mantención de trabajo en empresas, como iniciativas laborales protegidas", agregó.
 
Pero hay empresas que, para insertar en un personal a gente con algún tipo de discapacidad, han utilizado diversas técnicas para incluirlos como es el caso del teletrabajo que podría ser una opción factible de ocupación laboral para personas con discapacidad.
 
Según Cristian Salazar, académico de la Universidad Austral de Chile, "con la ayuda de las  Tecnologías de Información y Comunicación (TIC's), una persona puede realizar distintos trabajos, en diferentes empresas y en cualquier lugar sin importar dónde esté, porque con ellas surgen nuevas formas de organización del trabajo que genera oportunidades adicionales en materia de flexibilidad y de equilibrio entre la vida laboral y la vida privada".
 
Como una alternativa de mitigar la discriminación laboral que perciben las personas con discapacidad, de acuerdo a Salazar el Teletrabajo abre las puertas de la inserción laboral  y permite realizar un trabajo como cualquier otro individuo en esta sociedad, ya que se adapta a sus necesidades y limitaciones.
 
"Para que las iniciativas de contratación de teletrabajadores con discapacidad permitan insertar laboralmente a las personas discapacitadas, es necesario contar con el compromiso de las organizaciones y la comunidad en general, y estas iniciativas permitan integrar no solo lo laboral sino también en lo social", afirmó Salazar.
 
El desarrollo de nuevas tecnologías psicosociales, como ocurrió con "Individual Placement and Support" (IPS)" en el 2006 en la Unión Europea,  ha demostrado en varios estudios que es factible alcanzar una tasa de inclusión laboral de hasta un 60 por ciento de las personas con discapacidad. Sin embargo, el gran freno siguen siendo los recursos profesionales y técnicos que apoyen la obtención y mantención de un empleo y reformas legales que generen cuotas especiales e incentivos para las empresas.
 

No comments

Cursos y Diplomados

Cursos y Diplomados