La baja calidad del empleo en América Latina y el mundo

Por: Sue Carrie - Lun, 11/06/2012

La baja calidad del empleo en América Latina y el mundo

De acuerdo al "Informe sobre el Trabajo en el Mundo 2012: Mejores Empleos para una economía mejor" de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) si bien el crecimiento económico se ha reactivado en algunas regiones, la situación global de la calidad del empleo es alarmante y no hay señales de recuperación en un futuro próximo.
 
"Es poco probable que en los próximos dos años la economía mundial crezca lo suficiente para reducir el actual déficit de empleo. Tan así que después de cuatro años de crisis, los desequilibrios en el mercado del trabajo son más estructurales y, por tanto, más difíciles de erradicar. Por ejemplo, los desempleados de larga duración corren el riesgo de quedar excluidos del mercado laboral. Esto significa que no podrían obtener un nuevo empleo incluso aunque se produzca una fuerte recuperación", dijo en un comunicado el director del Instituto Internacional de Estudios Laborales de la OIT, Raymond Torres.
 
Si bien América Latina vive uno de sus mejores momentos económicos, el estudio señala que comparte con el viejo continente dificultades en la "calidad" del trabajo, debido a la "gran informalidad" de los contratos, pero "hay señales positivas en países como Chile, Uruguay, Paraguay y Brasil en donde se ha experimentado una disminución del riesgo de descontento social"
 
Para el profesor del área académica de Entorno Económico del Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (IPADE Business School), México, Rafael Ramírez de Alba, esta situación se debe a que el descontento social es distinto al de los países que hoy viven la crisis. 
 
"El problema en Europa es que el Estado de Bienestar que la clase política le ha prometido a la población está llegando a su límite y se ha comprobado que no solamente genera bajo crecimiento y alto desempleo, sino que es financieramente inviable. En América Latina, las movilizaciones se han concentrado en ciertos países con circunstancias distintas", destacó Ramírez de Alba.
 
En el caso de Chile, agregó el académico de IPADE, la explosión social se debe a presiones para reformar el sistema educativo, más que a un descontento generalizado. Mientras que en Perú y Colombia, en donde se encuentran creciendo a tasas relativamente altas, los cambios se deben a que están adoptando medidas para liberalizar la economía y flexibilizar su mercado laboral.
 
En promedio, más de un 40% de las personas que buscan trabajo en las economías avanzadas ha estado sin trabajar durante más de un año. A su vez, las tasas de desempleo juvenil aumentaron cerca de un 80% de los países avanzados y en dos tercios de los países en desarrollo.
 
Para el director del Instituto Internacional de Estudios Laborales de la OIT, esta situación ha llevado a que "muchas personas que buscan trabajo están desmoralizadas y están perdiendo sus competencias, lo cual afecta sus oportunidades de encontrar trabajo".
 
Ante este escenario, Ramírez de Alba dijo que esta situación es un corolario del problema generalizado con el desempleo y la falta de crecimiento.
 
"En Estados Unidos la falta de crecimiento se debe a la incertidumbre y a la falta de confianza de las empresas con respecto al futuro y, por tanto, no están invirtiendo ni generando empleos. En Europa la situación es distinta, ya que el mayor peso del desempleo no lo cargan los adultos sino los jóvenes. La tasa de desempleo de personas entre los 15 y 24 años es cercana al 50% en España y en Grecia, mientras que en Portugal e Italia es de alrededor de 30%. Esto se debe al poder de los sindicatos y a leyes laborales poco flexibles que protegen a las personas que tienen empleo a costa de los jóvenes que apenas están entrando al mercado laboral", enfatizó el profesor de IPADE.
 
Por su parte, para la jefa del Departamento de Negocios Internacionales de la Universidad EAFIT, Colombia, María  González Pérez, la sobrecualificación laboral y la imposibilidad de ubicarse en un empleo que refleje la formación universitaria generan frustraciones, especialmente, en los jóvenes.
 
"La sobrecualificación laboral ha sido considerada en los países europeos como un grave problema social, ya que las oportunidades de trabajo son más frecuentes para ocupar cargos que no requieren títulos universitarios. En España, según el observatorio Infojobs, el 83% de los empleados tienen un nivel de formación superior al cargo ocupado. En el caso de los inmigrantes el fenómeno es más agudo que en las personas nativas, debido al riesgo de pobreza, y hacinamiento de vivienda", afirmó González-Pérez.
 
Particularmente en Europa, la recuperación del empleo no está prevista antes de finales de 2016. Por ello, la académica de la Universidad EAFIT indicó que se requiere de un conjunto de políticas públicas para redireccionar las estrategias y lineamientos de la función social de la educación superior, y se busque en la formación universitaria, además del desarrollo de capacidades intelectuales y profesionales, competencias y habilidades de adaptación, actualización y emprendimiento que permitan una flexibilización de las posibilidades empleos, cargos y funciones que pudieran ejercer en el mercado laboral y en la sociedad.
 
Fueron sólo 6 de las 36 economías avanzadas que lograron crecer en el último año (Austria, Alemania, Israel, Luxemburgo, Malta y Polonia). ¿Será este entonces el mejor momento para poner en marcha un nuevo enfoque en la política económica mundial? Si bien la tarea parece  exigente, podría significar una alternativa progresiva que permita recompensar a la ciudadanía con mejores perspectivas laborales

No comments